Hola, soy Vidal Delgado, tal vez me recuerden de posts como Posters de películas en Guaraní o la Reseña de la película de Justin Bieber, pero hoy vengo a hablarles de algo poco usual y muy interesante: un anime yanqui, Afro Samurai.

Aunque fue hecha íntegramente en Japón, el anime fue transmitido primeramente en EE. UU. y fue producido por nada más y nada menos que el actor Samuel L. Jackson (como fue hecha con plata norteamericana, es por eso que lo llamamos anime yanqui) y que a su vez le pone la voz a los dos protagonistas principales.

Consta de solo 5 episodios, los cuales cada uno de ellos tuvo un costo de realización aproximado de un millón de dólares, no es joda. Este debería figurar entre los derroches más productivos de famosos junto con el parque de diversiones de Michael Jackson (a pesar que este último no lo compartía con nadie, excepto con el rubito de Mi Pobre Angelito, por eso murió… puto… no, mentira, era una persona noble).

En un mundo en donde reina el más fuerte, existen dos cintas, la número 1 y la número 2. Quien posea la cinta número 1 será considerado como un dios y será intocable para el resto de personas, excepto para el que posea la cinta número 2, quién será el único que podrá enfrentarse a él.
Cuando era pequeño, Afro tuvo que presenciar la muerte de su padre (antiguo poseedor de la cinta número 1) por parte del poseedor de la cinta número 2, desde ese momento Afro decide entrenarse y buscar al número 1 para derrotarlo y vengar así la muerte de su padre, pero por el camino tendrá que enfrentarse a multitud de personas que quieren robarle la cinta número 2 para poder enfrentarse al número 1.

La principal característica de este dibujo animado es su extrema y hasta en momentos absurda violencia, por  motivo de que este anime está dirigido a adultos, los chorros de líquido rojo salientes de extremidades desmembradas por Afro son incesantes en cada capítulo.

Simple y al grano para la gente apurada que quiere dejarse impresionar con algo contundente, nada que pensar. Así es Afro Samurai. Lo que carece de complejidad en la historia, lo resuelve con la excelente y vertiginosa animación que posee. Para una probadita de cómo viene la mano, les dejo este clip que explica mejor que nada a lo que me refiero:

La combinación del western norteamericano con la era feudal nipona con hip-hop sonando de fondo tenía todas las de perder y ser un fracaso de dimensiones galácticas, pero Afro gracias a su carisma consistente en su no-carisma acompañado de Ninja Ninja salen impunes y triunfantes dejando a este anime como una colección de escenas que te dejarán atónito por sus escenas cruentas y por sobre todo atrayentes para los ojos.

Cuenta además con una película que sería la secuela de la serie, Afro Samurai Resurrection, que a modo de curiosidad cuenta además con las voces de Lucy Liu y Mark Hamill (¡sí, Skywalker!) cerrando así digna y explosivamente como corresponde.

Vidal D.